• La Mueca

EL FORO LA MUECA Un espacio de creación, encuentro y autonomía

En el año 1992 en la Ciudad de Morelia, La Mueca realizaba una intensa campaña y convocatoria de apoyo a los ciudadanos, instituciones públicas y grupos artísticos para concretar la compra del espacio que sería su sede definitiva: El Foro La Mueca


En ese año Joaquín Ortíz; miembro de La Mueca, Organización Mexicana de arte, cultura, pensamiento y acción política. Escribió el siguiente texto publicado en el Periódico Cambio de Michoacán en el año 1992.


“Y así, como para comenzar por el comienzo todo aquello que existe en el plano de lo real, es decir que está vitalmente vivo, ocupa un jugar en el espacio. Nuestro teatro, el que queremos hacer de manera independiente y grupal, hace tiempo que; a pesar de que se quiera negar; existe y por eso necesita ocupar ese lugar en el espacio. Existe no sólo como idea o como tendencia o corriente dentro del teatro, sino como hecho irrefutable en el escenario. Es verdad ahí en donde puede darse la verdad teatral, donde se da el encuentro actor-espectador. Y esta relación sensible se da siempre en un espacio y en un tiempo concreto que circundan siempre ese encuentro entre seres humanos.


Absurdo entonces hablar de un teatro sin espacio. Pero el nuestro es un teatro que pretende desde su independencia, resguardar celósamente el ámbito indispensable de libertad a la creación. Que esta pueda realizarse sin sujeción que la coarte por razones económicas, religiosas, políticas, coyunturales y demás etcéteras. No estamos haciendo referencia al aislamiento o a encerrarse en herméticas torres de marfil u otras fortalezas lejanas a la vida. Queremos un teatro abierto pero no sujeto, lo que implica que el creador tenga su propio espacio. Y es un teatro de grupo: colectivo y comunitario porque rescata la propia escencia del ritual teatral. Es grupal por su manera de concretarse y responder a profundas aspiraciones y necesidades del hombre en cuanto colectividad. Por ello ha podido ser registro, memoria, ojo crítico, dedo en la llaga y demás. Resumiendo, tener un espacio propio en donde la creación se pueda dar, es condición para que esta se despliegue libremente y se despliegue socialmente.


Pero hablemos de la vida sencilla y cotidiana para no perdernos en laberintos abstractos. Un foro propio resuelve una serie de problemáticas concretas y profundas a un grupo independiente. Decimos que contribuye a la permanencia del proyecto. ¿Y para que hacer permanente algo que por naturaleza es efímero como el teatro? Y me respondo: para poder cosechar. Me explico: queremos vivir para el teatro e ir encontrando nuestra manera individual y colectiva de expresarnos y comunicarnos. Sabemos que la cosecha tarda y queremos estar todos. Por eso la necesidad de un elenco estable y por lo tanto de la formación profesional e íntegra de los miembros del grupo (en las técnicas artísticas, en la formación artística, en la toma de las decisiones colectivas, en el respeto a la individualidad, en la participación activa en un mundo distinto y más vivible, etc. ) y esto es posible sólo si le garantizamos una casa al grupo.

Una casa en dónde desplegar nuestra creación, dónde formarnos, dónde convivir, dónde encontrarnos con el espectador, en dónde resguardarnos e integrarnos a la comunidad. “

Hasta aquí la mención de lo escrito en ese momento por Joaquín Ortíz.

Ahora entrado ya el S. XXI y con un larga trayectoria en su haber, el Foro La Mueca nos ha probado su importancia como espacio societario para la convocatoria ciudadana al disfrute del arte, la cultura, a desplegar el pensamiento y la acción política sobre una base ya no sólo independiente sino autogestiva. Pero también nos ha llevado a reconsiderar y repensar algunos de los planteamientos que hacíamos en sus inicios: las nociones de grupo y colectividad fueron poco a poco puestos en cuestión para transformarnos en una organización que pudiera ampliar la perspectiva del trabajo artístico más allá de las necesidades personales y de una colectividad delimitada por lo grupal. Nos encontramos con la necesidad de impulsar un arte que recupere su lugar en el mundo y que no sea refuncionalizado por los negocios o las instituciones públicas o privadas. La Mueca se transformó así en una organización con cuatro líneas de acción: la acción artística, la acción cultural, la acción del pensamiento y la acción política, permitiendo que las formas de participar del trabajo de la organización se abrieran a otros intereses y propuestas.


De esta manera el Foro La Mueca ha sido el espacio concreto para cobijar el trabajo de cada una de estas cuatro líneas de acción. En lo artístico ha sido espacio de vital importancia no sólo el trabajo de La Mueca sino también el de muchos otros artistas locales, nacionales e internacionales. Este pequeño rincón del mundo al que podemos acceder de manera organizada con la libertad acotada sólo por el cuidado del propio espacio nos ha permitido reflexionar, pensar y organizarnos alrededor de la acción cultural, como lo fué todo un proyecto con colonias populares de diversos municipios de Michoacán; nos dió la oportunidad de abrir un espacio fundamental para uno de los filósofos más importantes del S. XXI: el maestro Severo Iglesias, quién tuvo en el Foro La Mueca un espacio para exponer parte fundamental de su pensamiento, su obra y su propuesta política.


En los últimos años ha sido condición fundamental para el desarrollo de la propuesta de La Mueca en todas su líneas de trabajo y en ese sentido ha sustentado la idea inicial de ser una condición de permanencia y resguardo de todo el trabajo autónomo de la organización conformándose además en un espacio societario de encuentro con los ciudadanos que acuden a disfrutar del trabajo artístico, a formarse en los ámbitos artísticos y culturales y para aquellos que se reúnen a la reflexión y a la discusión sobre la acción política.

Ciertamente no estamos todos los que pensamos que en algún momento podríamos cosechar, pero los espacios que responden a la socialidad suelen tener esa característica: la siembra es colectiva y la cosecha igual y no necesariamente estaremos los mismos en uno u otro momento, la historia, la trayectoria, el camino, el azar y hasta la suerte juegan y nos hacen saber que el foro es un espacio firme que hecha raíces pero que también expresa un devenir y una transformación permanente en donde la vida se expresa y asombra de múltiples formas.

Poco a poco y con la paciencia propia de quienes hemos aprendido a lidiar con los temporales, con las carencias y con la siempre hermosa solidaridad, el foro La Mueca se dispone a cumplir en el 2023 sus primeros 30 años de trabajo permanente. En su momento los convocaremos para participar de estos festejos.

Por lo pronto los invitamos a disfrutar de las actividades y presentaciones que empiezan a abrirse paso en medio de los cuidados y precauciones que nos sigue requiriendo la situación sanitaria. El foro no estuvo detenido, siguió cobijando nuestros empeños y permitiendo que resistiéramos los fuertes temporales que han implicado para toda la actividad artística y cultural estos momentos. Disfruten con nosotros la presencia viva del arte escénico y abramos con cuidado los brazos para abrazarnos con el teatro y recuperarnos en él.


15 vistas0 comentarios