La Mueca

La Mueca

Actividades

TRIADICA DEL MUNDO

 

        CONCEPCIÓN  TRIÁDICA  DEL  MUNDO

 La elección de la lengua griega para nominar el símbolo triádico se debe a que ésta es el crisol de donde manaron los conceptos y principios básicos de la Sabiduría y donde se conservan cargados de su problematicidad originaria.

   A falta de términos que tengan una traducción literal al español, se ha escogido el ARETH QEWRIA (areth qewria), Areté theoría.  Su traslación aproximada es Sabiduría Magna o Excelente.

   Su símbolo, compuesto por tres triángulos entrelazados que forman una estrella de nueve vértices, expresa con sus términos a la concepción superior que ilumina y orienta la comprensión del cosmos, la humanidad y el mundo.    

   Hace expreso al modo de pensar de la dialéctica triádica que, a diferencia de la dialéctica monádica (materia o  idea) o diádica (teoría-práctica, objeto-sujeto), concibe que todo objeto del mundo constituido por la humanidad está integrado por tres contenidos: el real, el noético o del pensar y el práxico.

   Tales contenidos, donde brotan, emanan y trascienden su totalidad, su devenir y sus resultantes, mutan en un juego complejo de identidades y contradicciones, y se trenzan manteniendo la efectividad y la transformación del mundo y el hombre. Por ende, allí donde sea dado un contenido del mundo histórico se da también su tríada y sus mediaciones correspondientes.

   A continuación se describen sintéticamente las tríadas de la vida humana, del mundo y del saber. La tríada de la existencia figura a título de caso particular, aunque no se presenta en el símbolo.

   Por supuesto, cada área del mundo se abre a tríadas específicas, tales como: persona-individuo y ciudadano en el sujeto social, condiciones-situaciones y circunstancias en el hecho histórico, objeto interior–praxis estética y obra artística en el arte, etc.

 

                      


***

   Cabe aclarar. La mediación es acto distinto a la conexión idéntica e inmediata. Es la trenza, traslape, fusión o integración de los opuestos en una unidad efectiva de contradicciones. Por esto, es capaz de generar efectos nuevos, más allá de los originados por sus componentes.

   Su dialéctica o transmutación no sigue sólo la vía del choque de dos contrarios, la liquidación, la coexistencia o el dominio del fuerte. Es además la recomposición del contenido y la forma de cada uno en su conexión con los distintos  por la vía de la absorción de funciones, de la recapitulación de momentos evolutivos o por la transformación de las cualidades y propiedades de éstos.

   Su resolución no acaba en la “unidad y la lucha” mecánica de dos opuestos encerrados en el juego de acciones y reacciones. Encuentra su vía de solución en un tercero de modo oblicuo o mediato.

   Generalmente, en diversos momentos de la historia, la contraposición entre la realidad y la conciencia (cuando ésta no tiene suficiente lucidez) cae en callejones sin salida y se resuelve por la vía de la praxis; igual la contraposición entre la praxis y la conciencia (cuando ésta no es capaz de guiar la acción) es resuelta en el plano de la realidad; o la escisión entre la realidad y la praxis (cuando nada se puede hacer), tiene su desenlace en la conciencia que reorienta a la acción. 

  

  Su enunciación básica es la siguiente:

 

1.  LA TRÍADA DE LA VIDA HUMANA.

 

El triángulo azul se forma con la Vida, el Valor y la Verdad. Mediados entre sí, integran el fundamento universal del mundo humano.

  Por ejemplo, la Vida biológica tiene una trayectoria de miles de millones de años y se carga de formas, impulsos, instintos y direcciones cuyo significado final queda fuera del alcance de la razón humana. Mediada con la Verdad, se prolonga y se transforma a la vez en la Vida y la sociedad humana dotadas de sentido, orientación libre, cultural, racional y espiritual. Mediada con el Valor adopta formas y direcciones que tienen gravedad propia en el mundo histórico y dirigen el nexo responsable de la humanidad con la naturaleza y consigo misma.

 

   § La Vida, además de ser condición natural, llega a ser  modo de ser propio del ser humano cuando genera la aptitud para pensar, para ser autonomía y para trazar fines propios, que lo erigen en agente principal del mundo.

   § La Verdad, más allá de su acepción gnoseológica que comprueba la correlación del concepto y el objeto, es el sentido y condición eficaz que funda la vida de un pueblo al conjugar su base natural, su propósito vital y su actividad principal.

   La palabra neltiliztli, que es “verdad” en náhuatl,  significa “fijamiento sólido y enraizamiento profundo”; y conjuga la razón azteca necesaria para establecer la gran Tenochtitlan en un suelo lacustre y pantanoso, razón que es expuesta en nuestro escudo nacional. La aletheia griega es el develamiento del mundo para mostrar con objetividad su consistencia y regirse por su constitución. La verdad escolástica (adaequatio rei et intellectus) o adecuación del intelecto con la cosa, expresa el afán del espíritu que padece la escisión interna y busca reconciliarse con el mundo.

   § El Valor, lejos de ser un “policía de conciencia” que controla la conducta desordenada, es la base para trazar el modo de vida autodeterminado que actúa siguiendo fines que valen por sí mismos, tales como la dignidad, la justicia y la libertad.  

   Es la senda que la humanidad ha de atravesar para dar forma a su existencia, a su mundo y a su conexión con la naturaleza, conforme a la medida de ella misma; pues su equipaje natural innato es insuficiente para regular la convivencia en dicho mundo.

 

 

 

2.  LA TRÍADA DEL MUNDO.

 

El triángulo magenta se forma con la Realidad del Mundo, la Praxis y el Pensar. Mediados entre sí integran la condición del mundo histórico, esto es, del mundo en devenir.

  Sin el sentido aportado por el pensar el mundo real carece de sentido, el pensar por sí mismo no es eficaz, el pensar sin la realidad es ficción, la acción sin el pensar es ciega, la acción sin la realidad es delirio.

  Mediados entre sí, la realidad se abre a la intervención del hombre y la erección de modos de organización y fines, que la humanizan; la praxis deja de ser medio instrumental y es acción que transforma al mundo y al ser humano, dotando a éste de autonomía; el pensar no es mera interioridad, es modo de existencia impregnado de realidad y aptitud activa.

 

  § El Mundo es la resultante constituida por tres contenidos: la realidad natural independiente del hombre, el pensamiento o la conciencia y la praxis que lo establece y lo hace objeto efectivo.

  §  La Praxis es la actividad universal constitutiva que establece las determinaciones, las formaciones mundanas y la libertad en momentos necesarios que se vuelven condición ineludible para gestar cada etapa nueva y dar continuidad al devenir histórico.

  §  El Pensar es ideación que funda el modo de existencia  del ser humano; éste piensa, vive y actúa conforme a su campo interior o noético, integrado por sus formaciones subjetivas donde emergen sus valores, propósitos y la voluntad de constituir el mundo a su imagen y semejanza.

 

 

 

3.  LA TRÍADA DEL SABER.

 

La tríada “tierra” o café se forma con la Filosofía, la Historia y la Política. Mediadas entre sí, integran la sabiduría universal básica.

  La Filosofía, tal como se enseña en las escuelas, se intoxica entre cuatro paredes y pierde su perspectiva universal; la Ciencia histórica, perdida en el manoseo de documentos y conservación de restos, queda presa de la descripción ajena al significado de la larga experiencia humana y de la aspiración por inventar el advenir; la Política, instrumento que ha sido posesión de estados, clases y grupos de poder, se envenena en la conservación del mundo vigente y se vuelve incapaz de aportar respuestas al cambio inevitable.

  Sólo la mediación entre los tres tipos de saber puede hacerse cargo de mantener la vida de la Tierra, la Justicia del mundo y la fidelidad al esfuerzo hecho por la Humanidad en el pasado.

 

  §   La Filosofía, entendida como sophía, no es saber apartado de la vida, es saber teórico que da validez a toda ideación. Mediada con la acción, la filosofía es phronesis o sabiduría práxica, que sabe encontrar las mejores soluciones a los problemas que son susceptibles de recibir la intervención de la conciencia y la praxis humanas. Mediada con el mundo hace germinar la posición responsable ante todo lo que concierne al ser humano. Por eso no hay verdadero filósofo fuera de la política.

 

    §   La  Política, entendida más allá de la acción del poder público, mediada con el saber práxico es “acción humana por excelencia”; basada en principios con los que da forma, organización y fines a la vida social y nacional, liberando del constreñimiento y la forzosidad naturales.   

 

  § La Ciencia Histórica, tras la colección cronológica de hechos, datos y hazañas, mediada con el saber del devenir del pensamiento universal, agrega a su validez positiva la validez ideacional de la filosofía y la lucidez de la presencia del ser humano en el cosmos, trocándose en la memoria del mundo humano.

 

                          ***

 

   La Tríada de la Existencia se expresa en el núcleo de validez que media la Conciencia, la Razón y el Pensar ideatorio.

 

· La Conciencia es núcleo mediador que irradia rayos de reflexión que hacen efectivo el plano de las Aptitudes o modos de Ser, de Pensar y de Actuar adheridos al ser humano.

 

·  La Razón es núcleo de la percepción, los principios y las categorías que hace posible y media las facultades de la Experiencia, el Entendimiento y la Voluntad.

 

·  El Pensar Ideatorio o Espiritual es el núcleo de validez que media todo contenido en la universalidad posible de la Idea: la validez noética o del pensar, la validez práxica y la validez del mundo histórico.

   Estos tres núcleos, dados como condición libre y necesaria del hombre, hacen posible que éste los adopte como modos de existencia principales.

  

                          ***

 Dichas tríadas son circundadas por el círculo del RECONOCER. Palabra que, por escribirse igual de principio a fin, expresa que el “camino de ida es igual al de venida”.

   Esto es, que el saber no es sólo conocer, sino también re-conocer mutuo que contrasta el objeto real, el pensar y la acción; siguiendo la triple dirección y partiendo desde cualquier punto, pues todos son igualmente importantes. Pudiendo transitar de uno a otro en direcciones reversibles y rompiendo la concepción unilineal de la vida, la existencia y la historia.

   El acto de reconocimiento, más allá de buscar la reconciliación del mundo y la idea o del hombre y su destino, es el encuentro de la identidad, la contradicción y la asimetría entre la naturaleza, la humanidad y el mundo. Y tal es la base de toda mediación posible.

   Por eso, el reconocer inspira y trasmina todas las tríadas, donde parece que “principio y fin son idénticos o lo mismo”; pero que, por las permanentes mediaciones, gesta lo nuevo y hace vigente el principio que sustenta todo lo humano: el ejercicio de la libertad.

   Los símbolos que figuran en los espacios intertriádicos son conocidos.

   Expresan los principios básicos que han orientado a las diferentes líneas del pensamiento universal: la cruz, carga del trabajo usada perversamente por los romanos como castigo a los esclavos; la rosa,  símbolo de la filosofía árabe que armoniza el placer y el saber; la corriente del río, el “todo fluye” o panta rei de Heráclito; el fuego, expresión de la contradicción de la permanencia y el constante cambio, del mismo pensador; el ancla, que gravita y hace leal el pensamiento y la existencia a su principio; la balanza, símbolo de la crítica, que es “juzgar, separando y manteniendo unido”; la lechuza, que sólo puede mirar de frente, Atenea, la hija de Zeus, diosa de la sabiduría práxica; la escuadra y el compás, instrumentos básicos de la geometría antigua, base del “arte de medir”; el alfa y omega, principio y fin, límites que enmarcan a  lo existente y nos recuerdan que “todo lo que nace merece perecer”.

   Todos ellos son principios de inspiración.

 

                                         Severo Iglesias.    

 

 

 

   

 

Blog Stats

  • Total posts(56)
  • Total comments(1)

Forgot your password?